domingo, 13 de marzo de 2016

Ideas y donde encontrarlas.





¡Hola ahí! Bueno este es el primer post de Escribe YA lit, así que decidí comenzar con una pregunta que veo frecuentemente.

Ahhh, ideas. Una de las preguntas más frecuentes a escritores ya publicados. Oye, ¿de dónde vino la idea para este libro?
Muchos autores dicen que sus ideas vienen de diferentes lugares, que a veces una simple línea desencadena una lluvia de ideas más. Y es completamente posible.
Las ideas vienen de todas partes, en cualquier momento, lo difícil es saber qué hacer con ellas una vez que las tienen.

Primero comencemos  con las “fuentes de ideas”
¿Donde puedes encontrar inspiración para tu novela?

1.       Imágenes.
Dicen que una imagen vale más que mil palabras. La mayoría de mis autores favoritos tienen un tablero de Pinterest con imágenes que los ayudan a desatar su imaginación mientras escriben. Sin importar si tienes una imaginación vivida, tener un tablero de Pinterest a la mano… bueno, a la vista, nunca está de más.
A continuación, te presento algunos de mis favoritos:

2.       Letras de canciones.
¿Alguna vez una canción te ha hecho suspirar o te ha arrancado un par de lágrimas? Muchas canciones tienen letras que parecen poemas, otras narran una historia de principio a fin. Otras tienen títulos sugestivos que te hacen pensar en historias.
No se trata de tomar las canciones y convertirlas en historias. Más bien, funciona si tomas el  sentimiento que las canciones evocan y lo haces tuyo. Si tomas esa línea que tanto te gusta y la conviertes en el centro de un mundo más grande que ella.
Por ejemplo: En Forever and Always de Parachute, el cantante narra la historia de una mujer que está preocupada porque su pareja no ha regresado a casa, recibe una llamada terrible de un hospital y descubre que el amor de su vida está muriendo. No  solo es una historia triste. La manera en la que está narrada contiene tantos sentimientos que no puedes evitar pensar en una historia parecida. Piensas en alguien en esa misma situación. Te preguntas que harías, en qué circunstancias, y ¡boom! Tienes una nueva idea. TU idea.

3.       Personas peculiares.
Oh, esto me hace pensar en El Hogar de Miss Peregrine Para Niños Peculiares. Leí en algún lugar que existe una técnica llamada “El parche en el ojo” o algo así. Se trata de encontrar “el parche en el ojo” de alguien y comenzar a imaginar una situación que pudo llevarlo hacia ese punto.
Por ejemplo: Descubres a esta señora elegante vestida de negro, que vieja en tu autobús. No solo parece fuera de lugar, a juzgar por su apariencia, sino que también está usando ese ridículo sombrero negro que parece ocultar sus ojos.
¿Quién es?
¿De dónde vino?
¿Cómo vino a parar tu mismo autobús?
¿Hacia dónde se dirige?
De las respuestas vienen las ideas.


4.       Sueños.
Es posible que ya hayas escuchado decir “la idea vino a mí en sueños”. A veces no se trata de ideas precisas. A veces una simple situación en un sueno, si la recuerdas, puede crear grandes historias.
Es bueno que tengas una libreta y un lápiz cerca de tu cama, así cuando tengas un sueno, que, aunque parezca loco, sea digno de recordar, puedes escribirlo antes de volver a dormir.
Yo suelo anotar mis “buenos sueños” en las notas de mi teléfono. Si, a veces cuando estoy despierta veo esos garabatos, y pienso “¿de dónde salió esto?” pero siempre hay una línea que llama mi atención.
A demás, si tu imaginación es bien activa, es probable que tus sueños también lo sean.
Ejemplo: En medio de mis “garabatos de sueños” encontré uno donde decía que, aparentemente, en mi sueño era capaz de cambiar de cuerpo con mis mejores amigas y alguien nos estaba siguiendo para matarnos. En un primer momento me pareció tonto, luego comenzaron las preguntas. ¿Y si fuera posible? ¿Y si hubiera sido parte de algún experimento que me hizo capaz de intercambiar mi consciencia hacia otros cuerpos?  ¿Y si alguien nos hizo eso para luego utilizarnos como armas de algún tipo?
Las posibilidades son infinitas siempre y cuando les prestes atención.


5.       Situaciones.
Algunas situaciones de la vida real son tan buenas que simplemente no puedes evitar querer contarlas.
Supongo que el arte de eso está en saber torcerlas y volverlas más interesantes.
Una conversación sobre espantos con tus amigos puede convertirse en un thriller que te ponga los pelos de punta.
Un viaje flash al mar puede convertirse en una historia de amor de verano.
Una persona a la que acabas de conocer puede llevarte a crear a una historia de amor, u odio, o venganza.
Un momento malo que hayas vivido puede convertirse en una historia oscura, o de redención.
Todo depende de la historia que tú quieras contar. Y de saber utilizar tus momentos favoritos.

Las ideas están en todas partes. No pierdas tu tiempo esperando a que lleguen. Puedes encontrarlas por ti misma/o.

Espero que esto les sirva.
Que tengan un lindo día. 


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Escribe YALit Published @ 2014 by Ipietoon